Fundació Sida i Societat

Tel. (+34) 666 58 47 91
  Email info@sidaisocietat.org    Contacto

Transparencia

Transparencia y rendición de cuentas

En la Fundació Sida i Societat entendemos la transparencia y rendición de cuentas como un ejercicio de responsabilidad.

Nuestros colaboradores, donantes y la población desfavorecida, con y para la que trabajamos, han depositado su confianza en nosotros. Por ello, rendirles cuentas es una exigencia ética. Tenemos la responsabilidad de demostrar que nuestras cuentas son claras, que trabajamos con eficacia y eficiencia, y que nuestras actuaciones están dirigidas según nuestra misión y orientadas a conseguir el máximo impacto.

ENFOQUE DE GÉNERO BASADO EN LOS DERECHOS HUMANOS

    • Capacidades

    La Fundació Sida i Societat trabaja desde sus inicios (más de 13 años) para promover el acceso a la salud, uno de los DDHH fundamentales de todas las personas, pero especialmente de Mujeres Trabajadoras del Sexo (MTS) y mujeres que han padecido y/o padecen diversos tipos de violencia, como también hombres que tienen sexo con hombres (HSH), y colectivos LGTBi.

    La actuación de nuestra entidad responde a las graves secuelas de la migración interna y externa, la pobreza, el acceso limitado o inexistente a la educación, la poca o nula posibilidad de planificación familiar o de poder sobre sus propios cuerpos, flagelos que solamente verán su fin con el apoderamiento de las mujeres, cualquiera sea su condición, esencial para eliminar los factores contextuales que refuerzan  las situaciones de vulnerabilidad de las mujeres y otros colectivos ante las violencias estructurales, y en el caso que nos ocupa, ante la probabilidad de infección de ITS/VIH con todo el estigma, la discriminación y diversas situaciones de desigualdad de género que conlleva en una sociedad heteropatriarcal como la guatemalteca o incluso, la catalana.

    Para esto contamos con un equipo multidisciplinar de amplia experiencia y conocimiento, trabajando en red con diversos organismos gubernamentales y no gubernamentales, con el fin de apoyar a mujeres y otras personas en riesgo de exclusión en sus procesos de apoderamiento, sobretodo desde la perspectiva de su salud sexual y reproductiva, asegurándonos a la vez, de visibilizar estas realidades a toda la sociedad civil, a través de acciones puntuales de incidencia política y sensibilización, tanto a nivel institucional, como en trabajo en red.

    • Pertinencia

    El artículo 2 de la Constitución Política de la República de Guatemala establece los deberes del Estado: “Es deber del Estado garantizarles a los habitantes de la República la vida, la libertad, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo integral de la persona.” En este contexto, constituye una violación a los derechos humanos el no respetar la vida, la libertad, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo integral de sus ciudadanas y ciudadanos. Asimismo, al no combatir y frenar la fuerte ola de violencia en la que actualmente se desenvuelve el país, el Estado se constituye en responsable de todas las muertes que ocurren a diario.

    Asimismo, en el ámbito de la salud, el Plan Estratégico Nacional para la Prevención, Atención y Control de las ITS, VIH y Sida, 2010 – 2015, menciona que, por su ubicación geográfica, Escuintla es uno de los departamentos que figuran en el corredor epidemiológico para VIH y otras infecciones de transmisión sexual. Escuintla es ruta del tránsito migratorio que vincula las ciudades portuarias (puertos de embarque y desembarque) del Océano Pacífico y ruta de movilización hacia el área, así como con los puertos de embarque y desembarque en el Océano Pacífico metropolitano a la Ciudad de Guatemala; es paso obligado para la comunicación con El Salvador y México, lo cual da ventajas de comercio al departamento, pero también coloca en situación de vulnerabilidad a la población en el tema del comercio sexual, ITS y VIH.

    El área de incidencia de la FSIS comprende los municipios de Escuintla, Puerto San José, y Santa Lucia Cotzumalguapa del departamento de Escuintla, Guatemala. Desde sus origenes, las acciones de la FSIS estaban enfocadas en contribuir a mejorar el acceso a los derechos de SSR y a la la justicia a mujeres trabajadoras de sexo, HSH y población general (sobretodo, mujeres y niñas y niños).

    En estos momentos, la FSIS trabaja desde dos grandes ejes: el institucional y el comunitario. Una nueva etapa de intervención se inició el años 2015, cuando se realizó un mapeo de instituciones tanto de gobierno, así como de organizaciones de la sociedad civil, las cuales estaban relacionadas con la temática de violencia contra las mujeres.

    La Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer conocida como la Convención Belem do Pará, conceptualiza la violencia contra la mujer como: “Cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico, tanto en el ámbito público como en el privado. La violencia contra la mujer incluye la violencia física, sexual y psicológica”, mientras que la Ley contra el Femicidio y otras formas de Violencia contra la Mujer (Decreto 22-2008) en Guatemala, señala: “Violencia sexual: Acciones de violencia física o psicológica cuya finalidad es vulnerar la libertad e indemnidad sexual de la mujer, incluyendo la humillación sexual, la prostitución forzada y la denegación del derecho a hacer uso de métodos de planificación familiar, tanto naturales como artificiales, o a adoptar medidas de protección contra enfermedades de transmisión sexual”.   

    El departamento de Escuintla tiene un índice de población analfabeta de cerca del 13%, con un 39,6% de población en condición de pobreza y un 2,3% en pobreza extrema. Su economía -donde el 72% de sus habitantes vive en áreas rurales- depende de la agroindustria azucarera, que genera la mayoría de trabajos para la población. Existen agricultores y/o productores de otro tipo de frutales como mango, banano, plátano, hortalizas, maíz y frijol, pero el cultivo que predomina en el área agrícola es la caña de azúcar, café y granos básicos, que en su totalidad representan el 49,89% (27.648 hectáreas) del área total del municipio.  Esto quiere decir: migración interna de trabajadores de la caña de azúcar, trafico de drogas y de personas,  consumo de servicios sexuales, altas tasas de infecciones de transmisión sexual, difícil acceso a la salud, migración obligada, etc.

    Producto de esto, diferentes informes y reportes nacionales sobre la geografía de la violencia mencionan a Escuintla como uno de los departamentos más violentos del país, ocupando el sexto lugar en tasa de hombres sindicados de violencia en contra de la mujer (96,9 x cada 10,000 habitantes hombres).

    El trabajo relacionado con el sexo tiene diferentes aristas que impulsan a mujeres, a personas transgénero y a hombres gay a realizarlo. En Guatemala hay más de 25,000 mujeres trabajadoras sexuales (RedTraSex 2015), de acuerdo a los datos del mapeo realizado en el municipio de Escuintla aproximadamente prestan sus servicios 138 MTS, en el Puerto de San José, 129 y en Santa Lucía Cotzumalguapa, 105. Son 372 MTS que ejercen en bares, cafeterías, cervecerías y en la vía pública.

    A un contexto social de poca participación, educación y capacitación, desigualdad de oportunidades por género y uno económico donde las mujeres enfrentan pobreza o falta de autonomía económica, se suman los vacíos en la legislación del trabajo sexual que protejan a mujeres y hombres con esta ocupación, situación que da pie a la no satisfacción de sus derechos humanos y más específicamente, sus derechos sexuales y reproductivos.

    Estas condiciones de desigualdad para las MTS, son caldo de cultivo para situaciones de alta vulnerabilidad y riesgo de sufrir violencias de índoles psicológica, física y sexual por parte de la familia, clientes, instituciones policiales, mientras que son víctimas de estigma y discriminación por parte de sus clientes al no cumplir con requerimientos y exigencias sexuales y por parte de la sociedad en general que ve su trabajo como algo “sucio” e “inmoral”, castigando el ejercicio y no el consumo de protitución. Otra situación que afecta la vida de las MTS es el alcoholismo y la drogadicción.

    • Participación

    Las intervenciones preventivas respecto al VIH y otras Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) deben tener en cuenta tanto los factores biológicos, como los conductuales y estructurales. Esto es lo que denominamos “intervenciones multinivel” y responden a la estrategia de aproximación que desde el equipo de la Fundació Sida i Societat queremos dar a todas las personas beneficiarias. La experiencia en Guatemala nos ha reafirmado en este sentido. Para tener resultados efectivos hemos consolidado la perspectiva de género desde hace más de 10 años, como una de las herramientas transversales esenciales de trabajo para lograr disminuir de manera eficaz la vulnerabilidad de mujeres y otros grupos, aumentando el apoderamiento de ellas y ellos sobre sus propios cuerpos, creando sinergias para que puedan satisfacer derechos fundamentales, como salud y educación, a los que muy probablemente no accederían sin la intervención de la propia sociedad civil. La estrategia de Intervención multinivel ha demostrado seguir siendo viable y efectiva en base a un cambio de comportamiento a nivel preventivo sobre las ITS y VIH/sida. Muchos de los logros obtenidos se deben a la suma de las líneas transversales de investigación aplicada, incidencia política y sensibilización con perspectiva de género, además de las intervenciones sanitarias y comunitarias comunes a todos nuestros proyectos.

    Ciertamente, el sida ha ido acompañado de un excepcionalismo que no tienen otras enfermedades. En Catalunya, el resultado ha sido la existencia de centros clínicos, de investigación básica y de epidemiología pioneros en el estado español y competitivos internacionalmente; así como la consolidación de una Plataforma de entidades como el Comitè 1 de Desembre que también ha liderado el discurso social y que ha sido clave en la visualización de los factores estructurales que mediatizan tanto la epidemia, como la respuesta generada ante ella.

    Mientras tanto, en Guatemala, a inicios del 2016 tomaron posesión nuevas autoridades de gobierno; con el nombramiento de la Gobernadora Departamental, que dentro de sus funciones tiene la conducción de la Red de Derivación, la gobernadora ha sido una aliada clave, convencida de la necesidad de trabajar por los Derechos Sexuales y Reproductivos (en los sucesivo DSR) de las mujeres y de las MTS, se ha contado con el apoyo y respaldo político para la implementación de las actividades del Proyecto.

    El aspecto político e institucional que afecta los resultados del trabajo de la FSIS es la escasez de recursos en las instituciones de gobierno. El Ministerio Público, la Policía Nacional Civil, la Procuraduría General de la Nación, el Hospital de Escuintla han enfrentado retos como: escasez de personal, unidades móviles, recursos materiales, lo que afecta en la atención de la demanda. Tampoco se cuenta con los recursos necesarios para sufragar gastos de promoción y divulgación, talleres de capacitación, reuniones de trabajo, lo que constituye una limitante para demostrar mejores resultados en la evaluación. A pesar de estas carencias de la Red de Derivación, sus miembros refieren estar sensibilizados, comprometidos con la causa, lo cual marca una diferencia en torno al mayor fortalecimiento de la Red.

    Cada año, el trabajo conjunto con MTS y otras personas víctimas de violencias machistas (sobretodo sexuales) repercute en el apoderamiento de cada una de ellas y su consciencia de sujetas de derechos, marcando un antes y un después en la autopercepción y en la perspectiva que la sociedad tiene de estas personas.

    Pero la problematica de la “movilidad” es constante, especialmente en noviembre y diciembre, cuando algunas mujeres se van a pasar el tiempo de fin de año con su familia, otras (nuevas en el lugar) llegan a trabajar aprovechando el tiempo de corte de caña y algunas extranjeras cambian de lugar de trabajo por temor a ser deportadas; lo que afecta a que continuamente las MTS se vinculen a los proceso de trabajo de la FSIS y sus redes.

    Aun frente a este proceso “ad infinitum”, el cambio positivo está en el “abordaje de pares” realizado por el grupo organizado de MTS, que permite que las nuevas mujeres trabajadoras sexuales puedan integrarse, formarse, acceder a los servicios de salud sexual y reproductiva, etc. pero sobretodo: denunciar y protegerse, ya que el 100% de las mujeres que han accedido a los grupos de trabajo de la FSIS han expuesto que con su participación activa en el proyecto, han lograron identificar, abordar y solucionar de diversas maneras problemáticas que las aquejan día a día, como la violencia en todas sus manifestaciones (psicológica, física y sexual), estigma y discriminación, falta de acceso a sus derechos sexuales y reproductivos, e incluso, relacionar la falta de acceso a sus otros derechos como claves para determinar nuevos cambios en sus vidas, a través del aprendizaje para la defensa de sus derechos, siendo reconocidas como líderes, y siendo apoyadas para obtener la documentación legal de estadía en el país y la oportunidad de participar en diferentes espacios de diálogo a nivel departamental. El que las mismas MTS formadas hagan acompañamientos a otras mujeres para denunciar casos de violencia machista, deja manifiesta la sororidad y fortaleza que las MTS que participan de la Red han desarrollado.

    Por parte de la administración gubernamental, los servicios de índole judicial, social y de salud que conforman la Red de Derivación (de casos de violencia) tuvieron avances. Aun así, se requieren mayores esfuerzos para que su funcionamiento sea óptimo.

    Hoy por hoy, también se cuenta con la base de datos del Sistema de Atención y Referencia, SARI-ES, por gestión de la FSIS. A la fecha está en proceso el inicio importe de datos por parte de las instituciones que conforman la Red de Derivación, bajo el liderazgo del Ministerio Publico de Guatemala, lo que contribuirá a la mejora y oportuna atención y referencia, fomentará el registro de casos, la obtención de información para la toma de decisiones y para las personas usuarias, evitará la re-victimización. Sin embargo, hace falta sensibilizar a prestadores de servicios, aún hay referencias de estigma y discriminación, retrasos en la atención y malos tratos hacia las MTS.

    En definitiva, la formula que utiliza la FSIS practicamente no ha tenido cambios significativos: charlas y talleres de capacitación, acompañamiento, asesoría, gestión en consulados y abordaje cara a cara para generar consciencia de que todas las personas son merecedoras de iguales derechos, cualquiera sea su condición sexual o de género, lo que trasladamos de manera integra a la sociedad catalana a traves de acciones de sensibilización puntuales, donde el testimonio de las personas con las que trabajamos es el principal mensaje.

    • Rendición de cuentas

    El Proyecto implementado a través de la FSIS goza de un alto grado de credibilidad y confianza entre las personas entrevistadas, que se deben, por sobre todo al amplio conocimiento y experiencia del personal en asuntos de violencia y búsqueda de la salud, así como también a la buena coordinación y gestión realizada, capacidad técnica para desarrollar capacitaciones, la provisión de insumos y recursos para la atención de pacientes y víctimas. Esto se debe a que cada proceso emprendido por la FSIS es evaluado desde diversos puntos de vista: a nivel técnico, financiero y, sobretodo, por las personas que han hecho parte de los mismos, en diversos momentos del proceso vital de nuestros proyectos.

    Esta situación se traslada a la sociedad catalana en cada memoria anual técnica y financiera, así como en la documentación nacional e internacional que adscribimos como partes de redes, plataformas y de la misma sociedad civil en la búsqueda de la igualdad de género y en la lucha contra la violencia ejercida sobre las mujeres. 

    • Sostenibilidad

    El apoderar a las personas con las que ya se está trabajando y convertirlas en “agentes de cambio” facilita el apoderamiento de otras personas, al ver una relacion “entre iguales” como una posibilidad de crecimiento mutuo. La conciencia de sujetas de Derechos y de la posibilidad de cambio de una situación adversa se palpa desde el principio. A nivel medioambiental, el hecho de que la totalidad del equipo en terreno sea nacional y de la zona, es un punto clave ante la problematica del transporte y las emisiones, correspondientes a la mayoria de ejercicios de la cooperación internacional, minimizando los gastos en este sentido y pudiendose dedicar a otros aspectos más importantes de la intervencion.

    También es importante señalar que gracias a nuestra intervención, la necesidad de “migrar” de las personas beneficiarias por necesidades económicas ya es un punto que no radica totalmente en la marginalidad de la pobreza, sino también en la búsqueda de nuevas mejores posibilidades de trabajo, incluso, como agentes de cambio de la sociedad civil.

    A nivel institucional, el Plan de Referencia Interinstitucional, es un producto sostenible en vista que las actividades incluidas en el mismo responden a los objetivos naturales que cada institución debe cumplir, de tal cuenta que con o sin el Proyecto deben ejecutarse las acciones contenidas en dicho Plan. SARI-ES es otro producto que se considera se sostendrá por el aval que tiene de las autoridades del Ministerio Público a nivel local y nacional, así como por la decisión de este ente ministerial de aplicarlo a nivel nacional. Lo que constituye un reto es la capacidad de las instituciones para prestar atención de calidad y oportuna a las víctimas, por la situación económica y falta de recursos que enfrentan las instituciones.

    En estos tiempos de crisis para la cooperación internacional, el equipo FSIS, tanto de Guatemala como de Catalunya,  gestionar apoyo financiero para proyectos similares, para que puedan cubrir necesidades de las beneficiarias y a más población meta; continuar los procesos de sensibilización y capacitación para personal institucional, en virtud de la alta rotación del mismo y lo complejo del cambio de actitud, especialmente para eliminar estigma y discriminación, igualmente se recomienda continuar los procesos de sensibilización a MTS y clientes de MTS, sobre los derechos sexuales y reproductivos y la no violencia de género y violencia sexual.

    Por último, señalar que un indicador de eficiencia de nuestras actividades siempre ha sido la ejecución financiera. El cuidado de los tiempos, y el conocimiento del ritmo de las actividades y resultados, nos permite ir seguras por los caminos recorridos y los nuevos retos a los que nos lleva el conocimiento de las necesidades y objetivos de desarrollo y bienestar de la población a la cual benefician directamente nuestras actividades, lo que conlleva una participación permanente de la sociedad civil en nuestras propuestas para el cambio hacia una sociedad libre de violencias contra mujeres, niñas y niños y otros colectivos.

 

El propósito es múltiple, por un lado continuar mejorando el uso correcto del aplicativo MANGUA, pero además se trata de involucrar al personal local en varios procesos como son: el procesamiento y análisis de los datos, su depuración, el control de la calidad, y avanzar en el uso estratégico de la información generada desde MANGUA para la toma de decisiones locales, tanto clínicas, como epidemiológicas, farmacológicas, de gerencia, etc. Se impartieron temáticas de bioestadística, epidemiología y se revisaron aspectos técnicos de la construcción de indicadores nacionales obtenidos a partir de MANGUA.

Colaboradores